Saltar al contenido.

Lo que está pasando en Colombia es de verdad terrible

En esta ocasión la represión es peor. Están utilizando armas letales, artillería, helicópteros, armas largas, ametralladoras, contra la población civil que se defiende a piedra de las fuerzas militares y de policía que cuentan con uno de los armamentos más modernos de Latinoamérica.

En la base militar de Cali aterrizaron varios aviones hércules con material de guerra. Tanques, livianos, dos millares de soldados y policías. Actúan como psicópatas. Pareciera una película de terror, como si fuera una purga. En muchos videos aparecen consumiendo droga, quizás para actuar con más sevicia contra la población.

Hay tantos muertos y heridos que las brigadas de salud colapsaron. Al final de la tarde la policía y el ejército le dispararon contra la ONU y la Defensoría del Pueblo que llegó a apoyar la labor de un reducido grupo de defensores de Derechos Humanos, que ejercen la labor por la voluntad humanitaria de defender la vida, la dignidad, la justicia, la fraternidad.

El poder civil fue suprimido en todo el departamento del Valle del Cauca, hoy gobierna el general Zapateiro quien a través de una orden inconstitucional del presidente Duque fue llamado a tomar a sangre y fuego la ciudad de Cali y el departamento del Valle. Pero no solo es el Valle del Cauca. La situación es calamitosa en buena parte del país.

Estamos a un paso de la dictadura. Esta tarde los medios de comunicación afines al gobierno (entre ellos blu radio) hicieron el llamado de suspender el internet en todo Colombia. Los noticieros de los canales RCN y Caracol desinforman acerca de lo que pasa. La revista Semana antes un importante medio crítico de todos los gobiernos, se ha prestado para lavar la imagen del gobierno de Duque, un hombre infame e inepto que no tiene capacidad para dirigir al país, que cumple el mandato del expresidente Uribe. Existe la sospecha de que nos quiten la posibilidad de comunicarnos.

Hoy en Cali, Palmira, Popayán, Pasto, Neiva, Montería, Bogotá, Barrancabermeja, Manizales, Bucaramanga, Barranquilla, entre otras ciudades capitales de departamentos y ciudades intermedias el balance es cruel. La peor parte por supuesto se la lleva Cali. Sin embargo, el cerco mediático ha cumplido su función y es poco de lo que se informa acerca de Colombia, en especial porque los medios que cuentan con capacidad para hacerlo no ejercen su función.

Les escribo apelando a la dureza de estos tiempos que vivimos. No exagero si les digo que los funcionarios de Naciones Unidas instaron a que todos los manifestantes se replieguen a sus casas porque no hay garantías para la protesta social, como quiera que las fuerzas del gobierno responden con balas de fusil y desde helicópteros a quienes a duras penas tienen piedras para defenderse. Este escenario lo habíamos vivido en las movilizaciones hechas por indígenas, campesinos y afrocolombianos, en los paros agrarios, pero no en la escala y la magnitud que sufren hoy las ciudades en los aciagos días de mayo.

Llamo a su solidaridad de compañeros estudiantes, de profesores y del cuerpo administrativo.

Ayuden al pueblo colombiano exigirle al gobierno Duque que pare la masacre.

A instar que la OEA voltee a mirar lo que pasa en Colombia.

A condenar los crímenes contra la humanidad del gobierno Duque.

La solidaridad es la ternura de los pueblos.

Un abrazo.

Valle del Cauca, mayo 4 de 2021.

Denuncia enviada al compañero Juan Pablo Ortega por una amiga de Colombia, cuyo nombre omitimos para evitar represalias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: