Saltar al contenido.

Disolver la Policía Nacional ahora o seguir nadando en el mismo lodazal

Por Shadada Octavio

¿Otra vez la Policía? Pues la repuesta es sí. A raíz de vil crimen cometido contra la pareja de esposos evangélicos a manos de una patrulla de la Policía Nacional, volvió a ser tema de debate la necesidad de una reforma profunda de esa institución o en su defecto su disolución.

¡Tal vez se lea extremista ese último punto, pues los seres humanos nos acostumbramos hasta a lo más malo! Lo que intentamos plantear es que la PN ya cumplió su papel en nuestra sociedad, y, por lo tanto, lo que corresponde es su disolución y la creación de otro cuerpo  que responda a nuestros tiempos, una institución empática, solidaria, táctica, inteligente y tecnificada.

Esta nueva Policía debe priorizar el cuidado, prevención y el respeto a los derechos fundamentales de los/as ciudadanos/as, en la que no prevalezca utilizar sus armas como parte de su primera línea de acción, que en la mayoría de los casos terminan en los famosos “intercambios de disparos”.

Al final de la década pasada se desarrolló un movimiento en la ciudad de Santo Domingo que se viralizó a nivel nacional con el nombre de ¡Policía No me mates, que yo me paro en lo claro!, consigna que buscaba llamar la atención y denunciar los abusos y las muertes que cometía la policía en horas nocturnas.

Dicho movimiento cobro mayor fuerza dada la indignación luego del asesinato del estudiante de derecho de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Abraham Ramos. Para esa fecha era jefe de la Policía, el mayor general Rafael Guzmán Fermín.

Luego del crimen de la pareja de evangélicos en Villa Altagracia, en horas de la noche, cuando regresaban a su hogar, se vuelve a poner el tema sobre la mesa, y la necesidad de la disolución de dicha institución, debido a que la ésta no tiene razón de ser en estos tiempos de post modernidad, dónde es prioridad encaminar las instituciones del Estado a garantizar los derechos fundamentales de los/as ciudadanos/as, que habitan en este país. Es lamentable que la garantía de derechos vaya en total contradicción con la naturaleza  y el origen de la Policía Nacional.

Me pregunto, ¿Cómo una institución con más de 85 años de funcionamiento es tan infuncional? ¡Me respondo! El origen está viciado. La Policía Nacional fue creada durante la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo, con la misión de mantener el orden, la tranquilidad pública, la seguridad de las personas y de la propiedad, la prevención de las infracciones.

De igual manera, tenía en su definición la persecución y aprehensión de los delincuentes y su sometimiento a la acción de la justicia. Sin embargo, el objetivo principal de esa policía era de control político, era un instrumento que debía responder a las pretensiones de la dictadura de controlar a la ciudadanía.

Es decir, nuestra sociedad heredó una policía que fue parte del soporte de las dictaduras de Trujillo y posteriormente de los nefastos 12 años que gobernó Joaquín Balaguer.

Con el paso de los tiempos y de la llegada de otros gobiernos de corte más  democráticos, sumada a  la exigencia de los tiempos, la Policía ha tenido algunas modificaciones, que han sido de forma no de fondo, en este sentido, su transformación no ha ido en la dirección de lo que se ha exigido; luego de la salida del poder de Joaquín Balaguer en el año 1996, de disolver esta institución y crear una nueva, que tenga como base la protección y el respeto de los derechos fundamentales.

Estas últimas situaciones derramaron el vaso con relación a las olas de críticas y de rechazo de la forma de actuar de la Policía,  con el asesinato de la pareja de religiosos de una manera tan cruel.

Sin intentar restarle importancia debemos abrir los ojos y ver la actuación a diario de esa policía que socialmente estamos rechazando, porque vive violentando a quienes ellos, se supone, deben darle protección y seguridad.

Lo peor es que ya a nadie sorprende que miembros de esa institución sean parte de bandas que se dedican a atracos, tumbes de droga, control de puntos de ventas de droga y otras acciones que siguen dando la razón a quienes venimos planteando que esa institución cumplió su ciclo y seguir con la misma sería retardar una solución que no se debe postergar.

La Policía Nacional tiene gangrena y cuando un cuerpo está en esa forma; corresponde curar ese mal de raíz, plantear otra solución fuera del fondo sería aplicar parchos, gastar tiempo y recursos económicos y al final vamos a seguir en lo mismo, nadando en el mismo lodo.

Para justificar aun más la tesis de que con esa policía no hay mas nada que hacer, solo basta con ir a los archivos de los medios de comunicación y ahí nos daremos cuenta que de  manera recurrente los miembros de dicha institución  actúan de espalda a lo que es la misión y a los principios que están en el Manual de Funciones de la Policía Nacional.

Luego de ver este panorama, plateamos las siguientes preguntas: ¿De qué sirve una institución que sus miembros no respetan sus propias normas? ¿De qué sirve una institución que está para garantizar seguridad ciudadana y hace todo lo contrario? ¿De qué sirve una institución que perdió totalmente su legitimidad social? ¿De qué sirve una institución que fue parte del soporte de dictaduras que lo único que puede exhibir son sangre y represión?

Y agregamos las siguientes interrogantes: ¿De qué sirve una institución que la ciudadanía en vez de sentir seguridad sienten temor? ¿De qué sirve una policía que sus jefes (ahora directores), exhiben altas fortunas de dineros, villas, compañías privadas de seguridad, que en la mayoría de los casos no tienen forma de justificar? ¿Podemos decir que la Policía es una aliada de la ciudadanía?

Estas son algunas preguntas que dejo querido/a lector/a. Ya en tiempo atrás la respondí y mi conclusión fue: NO ES POSIBLE SEGUIR CON ESA POLICIA NACIONAL, ESA POLICIA HAY QUE DISOLVERLA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: