Saltar al contenido.

Fuerza de la Revolución honra a Orlando Martínez

Orlando Martínez Howley

SANTO DOMINGO. Era un lunes de 1975, cuando en horas de prima noche, se escucharon disparos, y como un río desbordado, la UASD se llenó del terrible rumor de que en la calle José Contreras a esquina Cristóbal de Llerena, habían baleado o asesinado al periodista más aguerrido y claro de la épocaː Orlando Martínez.

​Tras la estampida que se produjo a continuación, por el temor de miles de estudiantes que debían salir hacia sus casas, sin saber, si detrás de este crimen – como era la usanza de la época -, vendrían los apresamientos masivos.

​Lo anterior, no es más que la descripción de vivencias de personas que estaban en el recinto en aquel momento; pero, lo importante del hecho es quien era la persona asesinada, quienes los matones que lo ejecutaron y de dónde emanó tan temeraria y cobarde orden.

​De inmediato, el pueblo sabio apuntó su dedo acusador al Palacio Nacional, guarida del sátrapa Balaguer, y hacia los altos mandos militares y policiales del momentoː un verdadero averno de demonios.​

​Ya el país sabe quienes cometieron la acción, quienes tomaron la decisión y quien, con su cabeza, asintió otorgando luz verde al hecho. Por eso, dejó una página en blanco, que ya la opinión pública había rellenado.

​Los hechos posteriores, tras el apresamiento y sometimiento de una parte de la banda de malhechores, permitieron conocer otros detalles que los incriminaron mucho más. Y como telón de fondoː Las figuras de Balaguer y Salvador Lluberes Montás, junto al matón Enrique Pérez y Pérez y otros.

​Orlando fue asesinado, por cuestiones estrictamente políticas e ideológicas, que rasgaban el velo con que se pretendían ocultar las acciones represivas, criminales, corruptas, la carencia de libertades, las cárceles abarrotadas de presos políticos, el exilio de camaradas como Silvano Lora, por las denuncias contra los terratenientes, los monopolios norteamericanos, la sumisión al gran capital internacional, la pobreza enorme de nuestra población.

​Orlando fue asesinado porque no pudieron comprar su pluma ni mediatizarla, ni censurarla. Por ser un periodista socialista, defensor de la reforma agraria y defensor de los pueblos del mundo que se alzaban en lucha contra el imperialismo.

​Es que los privilegiados dueños de los capitales, los medios de producción, los usurpadores de las riquezas, no se permitían tranquilamente, que un valiente periodista desafiara lo que entienden como su inmenso Poder y menos que puje creando conciencia y rebeldía ante las mascaradas pseudo democráticas.

¡Orlando Vive, 46 Años Después!

DIRECCIÓN NACIONAL DE LA FUERZA DE LA REVOLUCIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: