Saltar al contenido.

Investigadores de la Universidad de Duke de EE.UU. confirman que cenizas de planta Punta Catalina son tóxicas

SANTO DOMINGO. La prestigiosa Universidad de Duke de Durham, Carolina del Norte, EUA, confirma en un estudio, recientemente realizado, que las cenizas de carbón de la Central Termoeléctrica de Punta Catalina, CTPC, son tóxicas, representando importantes riesgos para el medio ambiente y la salud humana, informaron esta mañana en rueda de prensa el Comité Nacional de Lucha Contra el Cambio Climático, CNLCC, y el Instituto de Abogados para la Protección del Medio Ambiente, INSAPROMA.

Indicaron que el estudio de la Universidad de Duke concluye textualmente que “el manejo y la liberación de las cenizas de carbón de Punta Catalina en el medio ambiente y los recursos hídricos plantea importantes riesgos para el medio ambiente y la salud humana”.

Señalaron que el reporte de la universidad estadounidense afirma que la concentración de metales pesados tóxicos en los lixiviados incluyendo Molibdeno, Selenio, Litio, Talio, Bario y Plomo “exceden valores de umbral para agua potable y ecología de la Organización Mundial de la Salud (OMS), del Nivel Máximo de Contaminación (MCL) para agua potable de la Agencia estadounidense de Medio Ambiente (EPA), y los Criterios Nacionales de Exposición Crónica para la Vida Acuática (CCC) recomendados por la EPA”.

También el estudio especifica que el Arsénico, el Selenio, el Molibdeno y el Talio en las cenizas de Punta Catalina “son significativamente más alto que los del suelo común de Carolina del Norte”, que probablemente estén más contaminados que el suelo común de la República Dominicana, comentaron las organizaciones.

Aclararon que las sustancias mencionadas en el estudio son casi todas tóxicas, y por tanto, su inhalación y/o ingestión causan daños de moderados a severos, incluso la muerte, en el organismo humano.

Explicaron que el análisis químico atribuye al hecho de que las cenizas de Punta Catalina estén mezcladas con residuos de fondo de caldera, de que éstas presenten una concentración relativamente menor de metales, excepto Calcio y Boro, en comparación con las cenizas volantes de EUA provenientes de carbón de las minas de la Cuenca de los Apalaches.

El estudio cita el tamaño de las partículas más gruesas de las cenizas de carbón de Punta Catalina, como prueba de la mezcla mixta de las cenizas volantes propiamente dicha con otros residuos resultante de la quema de carbón.

El CNLCC e INSAPROMA infirieron de este dato la confirmación de que separar las cenizas volantes de carbón de Punta Catalina de la mezcla con que salen de las plantas como ha anunciado el Ministerio de Energía y Minas, hará que esta cenizas sean aún  más tóxicas

Los autores del estudio son el doctor Avner Vengosh y su alumno Zhen Wang, de la unidad de investigación de la Universidad de Duke. El profesor Vengosh posee un PhD de la Universidad de Australia en 1990, maestría de la Universidad Hebrea, Israel, en 1986, y licenciatura en Ciencias de la Universidad Hebrea, Israel, en 1984.

Manifestaron que el profesor Vergosh ha realizado recientemente importantes investigaciones relacionadas con las cenizas de carbón como la investigación sobre el rastreo de sólidos de cenizas de carbón en el medio ambiente por encargo de la Nacional Sciencie Foudation, la investigación sobre contaminación de suelos con cenizas de carbón en el condado de Ireldel de Carolina de Norte, EUA, y sobre la distribución de Uranio y Torio en depósitos de carbón y concentración NORM de carbón en la India.

Comunicaron que la Universidad de Duke posee diez premios Nobel y tres premios Turing concedidos éste último por Google con una dotación de un millón de dólares por contribución a la ciencia computacional e inteligencia artificial.

Además Duke en el año 2019 figura en el 7mo. lugar entre las mejores universidades de EUA y se caracteriza por sus investigaciones. En el año 2014 dedicó mil 37 millones de dólares a investigaciones.

Afirmaron que la metodología empleada en el estudio es de última generación, LEAF 1316, en castellano Marco de Evaluación de Lixiviación Ambiental de la Agencia de Protección Ambiental de EUA, cuyo costo en el mercado es de dos millones 242 mil pesos.

Dijeron que la unidad de investigación de la Universidad de Duke realizó el estudio por petición de la Comisión Ambiental de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, UASD, que a su vez respondió a la solicitud de la Procuraduría especializada en Medio Ambiente que le había requerido analizar las cenizas de carbón de Punta Catalina.

Aseguraron que este estudio fue depositado en calidad de medio de prueba de la contaminación de Punta Catalina por la Procuraduría especializada en Medio Ambiente, en el Tribunal Superior Administrativo que actualmente conoce la solicitud de amparo contra las plantas de carbón de esta central, interpuesto por las organizaciones junto con afectados directos de la contaminación de estas plantas de la provincia Peravia.

A continuación, la traducción del reporte de la Universidad de Duke sobre este estudio y el enlace para acceder al texto original en la Página Web de la institución:

DURHAM, NC – Investigadores de la Universidad de Duke han encontrado altos niveles de metales pesados ​​tóxicos en las cenizas de carbón de la planta de energía de carbón más grande de la República Dominicana.

Avner Vengosh, profesor de geoquímica y calidad del agua en Duke’s Nicholas School of the Environment.

“Nuestro análisis de las cenizas de carbón de la central termoeléctrica de Punta Catalina reveló altas concentraciones de arsénico, selenio y otros metales pesados ​​potencialmente dañinos, mucho más allá de lo que normalmente vemos en suelos comunes”, dijo Avner Vengosh, profesor de geoquímica y calidad del agua en Duke’s Nicholas School of the Environment.

“Las pruebas de toxicidad muestran que, en algunos casos, el nivel de contaminantes que se filtran de la ceniza cuando se libera al medio ambiente podría exceder los estándares de la Organización Mundial de la Salud y la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. Para el agua potable y la salud ecológica”, dijo Vengosh.

Estos hallazgos sugieren que “la eliminación o liberación no regulada de cenizas de carbón de Punta Catalina al medio ambiente podría contaminar los suelos y los recursos hídricos locales y plantear altos riesgos ambientales y para la salud humana en las comunidades circundantes”, dijo.

La planta de energía Punta Catalina de 752 megavatios está ubicada a unas 33 millas al sureste de Santo Domingo en la costa sur de la República Dominicana. Inicialmente, la planta de dos unidades estaba programada para estar completamente en funcionamiento en 2018, pero ha estado plagada de retrasos en la construcción, escándalos financieros y preocupaciones sobre su impacto ambiental. Cuando esté en pleno funcionamiento, representará alrededor del 30% de la capacidad operativa total del país.

A principios de este año, Enrique de León, miembro del Comité Nacional de Lucha contra el Cambio Climático y del Instituto de Abogados para la Protección del Medio Ambiente, envió una muestra de ceniza de carbón de la planta a la Universidad de Duke para analizarla.

Vengosh y el estudiante de doctorado Zhen Wang analizaron el contenido de metales pesados ​​en las cenizas de carbón utilizando un conjunto de pruebas de toxicidad que identifican y miden los contaminantes que se filtran de las cenizas de carbón cuando se liberan al medio ambiente en diferentes condiciones de acidez. Este método es comúnmente utilizado por la EPA de EE. UU. Para evaluar la toxicidad de las cenizas de carbón y se ha utilizado con éxito en docenas de estudios para detectar la presencia de metales pesados ​​y otros contaminantes potencialmente dañinos en las cenizas de carbón y evaluar su efecto potencial en el medio ambiente.

Las pruebas revelaron que los niveles de molibdeno, selenio, litio, talio, bario, plomo y otros metales en los lixiviados que se extraen de las cenizas de carbón excedieron los estándares de la Organización Mundial de la Salud y la EPA para agua potable segura y salud ecológica.

Vengosh ha publicado un informe sobre las cenizas de carbón de Punta Catalina en la página web de su laboratorio para hacer que los hallazgos de su equipo sean fácilmente accesibles para los legisladores y el público.

“Uno de los objetivos de este proyecto fue proporcionar a los grupos ambientalistas, agencias reguladoras y líderes comunitarios en la República Dominicana información científica imparcial para apoyar los esfuerzos para proteger el medio ambiente y la salud humana allí”, dijo.

Si bien la combustión de carbón ha disminuido en los Estados Unidos durante la última década, la exportación de carbón estadounidense a otros países, incluida la República Dominicana, ha aumentado, señaló. Esto puede aumentar los riesgos ambientales y para la salud humana, especialmente en países sin una capacidad adecuada de almacenamiento de cenizas de carbón o sin regulaciones estrictas que rijan el transporte y la eliminación de las cenizas.

“Los mismos problemas espinosos relacionados con la eliminación y el almacenamiento de cenizas de carbón con los que hemos estado lidiando en los Estados Unidos durante años se están exportando junto con nuestro carbón”, dijo. “Los científicos, los grupos ambientalistas, los gobiernos y otras partes interesadas interesadas tienen que trabajar juntos para limitar el daño potencial. Estamos exportando la experiencia de Duke para ayudar en el esfuerzo “. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: