Saltar al contenido.

La aparición y el papel jugado por el periódico “Libertad” del MPD

Parte del primer número del periódico “Libertad”.

SANTO DOMINGO, REPÚBLICA DOMINICANA. El 27 de febrero del año 1956 (una semana después de fundado el Movimiento Popular Dominicano (MPD) salió a la luz pública la primera edición de nuestro combativo, agitador y formador órgano: LIBERTAD, que entonces se definió como: “VOCERO DE LA REVOLUCION DEMOCRATICA”. Bajo el titulo de: “¡BASTA YA DE FARSA!”, la primera edición de Libertad lanzó una proclama a “Los obreros y campesinos”; Estudiantes y Profesionales”; “A todos el pueblo dominicano”, denunciando las pretensiones de la tiranía de continuar en el poder mediante la farsa electoral que se efectuaría en el año siguiente (1957).

Se señalaba que, como era lógico, eso significaría para el pueblo más hambre, miseria, persecuciones, crímenes. Se indicaba que toda esa maniobra la frustraría el pueblo si se organizaba; si se unía en sus propósitos y se movilizaba como un solo hombre. El documento terminaba planteando tres tareas inmediatas que debían realizarse.


a) Movilizar las organizaciones democráticas de América y a todos los sectores que se solidaricen con la causa popular dominicana, para que apoyen nuestras demandas;
b) Propugnar por la lucha en el interior del país como medio fundamental para conquistar las libertades conculcadas, y 
c) Regresar a la República Dominicana a ejercer civilmente nuestros derechos ciudadanos cuando el pueblo obtenga las garantías por él demandadas y se den las condiciones necesarias para ese ejercicio.

En ese mismo número de Libertad, en un “Llamamiento a las organizaciones”, el M.P.D. señalaba que los revolucionarios dominicanos estaban en el deber de enfocar a fondo los problemas de nuestros pueblos y las tareas idóneas y especificas que debían desarrollar para golpear con efectividad a la tiranía. Llamaba a las organizaciones a realizar una gran movilización en el plano internacional y a condenar la farsa electoral para acorralar a la tiranía, y a exigir garantías para que el pueblo dominicano pudiera ejercer y disfrutar los derechos humanos.

Además, en ese mismo artículo el MPD sostenía que la lucha de los exiliados debía pasar a una etapa nueva, distinta. Señalaba que ya la época de otros métodos que no fuera la lucha del pueblo mismo había pasado a la historia, y que por tanto había que elevar el nivel de la lucha popular al plano superior. Finalmente se llamaba a todas las organizaciones en el exilio a realizar tareas conjuntas en torno a los objetivos planteados, “que son los objetivos del pueblo”.

En sus inicios, el periódico Libertad tuvo como director a Julio César Martínez; Pablo A. Martínez era el sub-director, mientras que José Moscoso era el administrador. El nombre de nuestro periódico fue extraído de una de las estrofas de nuestro Himno Nacional. La primera edición constó con ocho páginas y 3 mil ejemplares, y ya a los pocos meses el número de páginas era de 12, mientras que el número de ejemplares se elevó a 5 mil, antes de un año.

El rápido crecimiento de Libertad y la extraordinaria acogida que tuvo, no sólo en Cuba, sino en todo el continente americano, se debió a que en él se vertían las posiciones más correctas; era una fuerte trinchera de denuncia contra los crímenes que cometía la tiranía trujillista y sus secuaces, contra las dictaduras del continente, contra el imperialismo, así como también era el periódico que hacia los análisis más serios y documentados acerca de la situación económica, política, cultural y social en general del país; era una trinchera de denuncia permanente contra la terrible miseria que padecía el pueblo dominicano.

Libertad era el vocero del exilio que con mayor interés, dedicación y conocimientos se preparaba. Eso explica el hecho de que en tan corto tiempo llegara a tener una tirada de 5 mil ejemplares, cantidad que no había llegado a tirar ningún periódico en el exilio. Eso explica también el hecho de que por todos los países de América circularan sus ejemplares, fundamentalmente en los sindicatos, asociaciones culturales, estudiantiles, profesionales, etcétera. A partir del tercer número ya Libertad entraba en gran cantidad a República Dominicana, y clandestinamente circulaba instando al pueblo a la lucha contra la tiranía.

La característica de Libertad, sobre todo por polémico, obligaba constantemente a la mención del mismo. Diversos órganos y personalidades hacían llegar sus comentarios a la redacción de nuestro vocero, así como también algunas revistas reproducían varios artículos que publicaba nuestro órgano.a revista BOHEMIA, considerada entonces como: “La más alta tribuna del periodismo de América”, reprodujo en su edición del 22 de julio de 1956, página 91, el artículo publicado por Libertad No. 4 de junio del mismo año, sobre la situación del campesino dominicano, titulado: “97 MIL NIÑOS TRABAJAN EN FINCAS SIN RECIBIR SALARIOS”, con el subtitulo de “Espantosas condiciones semi-feudales”. La misma revista en su edición de abril del mismo año, pág. 47, hizo extensos comentarios y reflexiones sobre el llamamiento que lanzó el primer número de Libertad. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: