Saltar al contenido.

Un llamado a rechazar el plan anti haitiano del director General de Migración

Por Hugo Cedeño

El director General de Migración, Enrique García, anunció un plan de persecución contra los ciudadanos y ciudadanas a quienes llama “indocumentados (as)”. Es obvio que se refiere a los procedentes de la República de Haití.

Sus declaraciones son emitidas luego de una campaña gubernamental sobre la cantidad de “parturientas de nacionalidad haitiana en los hospitales públicos dominicanos” y las diversas propuestas de los ultranacionalistas para que únicamente reciban vacuna contra la COVID19, pruebas y tratamientos médicos, los ciudadanos del país.

Por otro lado, eso de no alquilar viviendas a nacionales haitianos no es nuevo. Pocos logran que los propietarios o administradores accedan a un contrato de alquiler, aunque tengan papeles y reciban buenos salarios.

La medida anunciada por el director General de Migración tiende a incentivar el odio racial y los abusos contra ciudadanos haitianos, puesto que serían los moradores del sector donde residan quienes harían denuncias a las autoridades o el propietario de la vivienda, cuando quiera sacarlos compulsivamente de la propiedad.

Lo mismo sucede con los empleadores. El principal patrón es el Estado dominicano que en sus obras de construcción usa “mano de obra haitiana”. Luego estarían las compañías de ingenieros y contratistas, los productores agrícolas, las amas de casa de clase media y alta, entre otros y otras.

Y si de transportar ciudadanos de Haití se trata las autoridades tendrían mucho oficio poniendo a oficiales de migración en las carreteras, esquinas de las ciudades, entradas y salidas del metro, “sillas voladoras”, paradas de guaguas y peajes, parques y lugares públicos, en fin, en todo el territorio nacional para asechar “los sin papeles”.

A pesar de la estrategia de vigilancia y represión tendrán pocos resultados, porque para eso existe lo que los mexicanos llaman “mordidas” y aquí “peaje o picoteo”. Si no lo creen pregunten a los oficiales que administran el tránsito peatonal o vehicular poco antes o después de comenzar el famoso toque de queda, sobre todo los fines de semana.

Posiblemente el picoteo esté muy por encima de lo captado por “violar toque”, pero los, ingresos van a los bolsillos de la alta oficialidad, porque a los rasos y cabos solamente les entregan para el refresco y un par de “añusga perro”.

Amigo(a)  lector o lectora, parece que las autoridades no encuentran otras tareas que no sean perseguir a ciudadanos haitianos laboriosos y laboriosas.

Pero no se ocupan de buscar a los miles de extranjeros que se ocultan en nuestra nación acusados de delinquir en el país de donde proceden.

Sucede, y el señor director de Migración lo sabe muy bien, que muchos de esos delincuentes viven en lugares donde no pueden penetrar porque éstos gozan de protección e impunidad. Ni siquiera los de Medio Ambiente tienen acceso a las propiedades que ocupan, aunque lleven un batallón armado.

En consecuencia, me opongo y llamo a oponerse, al plan del director General de Migración, porque es inhumano y absurdo, antes, durante y después de la pandemia.

Demando y llamo a demandar, que a todas las personas que vivimos en este territorio se les aplique gratuitamente la vacuna contra COVID19. Eso incluye a los extranjeros con o sin papeles.

Demando y llamo a demandar documento migratorio gratuito para todos los que así lo soliciten y que tengan los mismos derechos laborales, sanitarios y sociales, como los criollos.

Señor director General de Migración, le aseguro que algunos de sus familiares residen en EEUU o Europa sin papeles migratorios.

Que de vez en cuando reciben remesas de sus familiares. Sin las mismas muchos dominicanos estarían pasando necesidades. Las autoridades del Banco Central anunciaron con orgullo que el año pasado se incrementaron en un 17.05%.  

Nuestros ciudadanos en el extranjero dejan de satisfacer algunas de sus necesidades básicas y comparten con los de aquí parte de sus escasos ingresos. Eso es solidaridad y moral familiar, de la que carecen algunos criollos, que solamente piensan en su bienestar.

Bueno, señor director, lo que va viene. Los ciudadanos haitianos en el país trabajan para hacer llegar a sus familiares en Haití “sus chelitos”, lo mismo hacen los nuestros y los de otras nacionalidades.

Y si allá, fuera de nuestra frontera, los dominicanos luchan por papeles y derechos a ser incluidos en el plan de vacunación, acceso a salud pública y ayudas financieras, es contradictorio que aquí neguemos esos mismos derechos a los ciudadanos de Haití o los de otros países.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: