Saltar al contenido.

Hay que detener la deserción en las universidades

Por Elvi Paredes

Recientemente, un importante diario del país informó que 37 mil estudiantes universitarios han dejado sus estudios, debido a los efectos que ha tenido la pandemia del Covi-19 en la economía.

Esa información fue la que me impulso a concluir el presente artículo, el cual había iniciado desde hacía unas semanas atrás.

La Republica Dominicana NO puede permitir, que miles de estudiantes del nivel universitario dejen de matricularse, debido principalmente, a los efectos en la economía que ha generado la pandemia o COVI-19, como también se le llama.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Hogares de Propósitos Múltiples (ENHOGAR 2015), -es la más reciente-, en el país teníamos hasta ese momento, 580, 981 estudiantes universitarios.

La matrícula universitaria del país, estaba distribuida de la siguiente manera: En la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), 236 MIL 023, 85 mil 171 estudian en universidades laicas no tradicionales, 81 mil 525 en UTESA, 71 mil 062 en O & M, 26 mil 465 en otras universidades católicas, 24 mil 022 en universidades cristianas, 21 mil 601 en universidades laicas tradicionales e instituciones de educación superior, 11 mil 675 en la UNPHU, 10 mil 664 en la PUCMM, 10 mil 464 en la UCE, mil 654 en universidades extranjeras, y 655 personas no se obtuvo información.       

República Dominicana NO puede permitir que miles de estudiantes universitarios dejen sus carreras, debido a que muchos de ellos o sus padres, han perdido sus empleos.

Hasta el momento, hemos tenido un buen ritmo de crecimiento en la matricula estudiantil universitaria, sin negar que el país debe avocarse a reorientar sus prioridades en materia de formación del recurso humano que necesita para su desarrollo.

Si bien es cierto que el Estado NO está obligado a subsidiar la educación superior a todos los dominicanos, si debe sopesar el momento que vive el país, -como lo ha hecho con otros sectores-, y buscar alternativas que permitan a esos miles de jóvenes universitarios que han tenido que dejar sus estudios.

Personalmente, entiendo que el Estado podría asumir el pago de la matrícula de aquellos jóvenes universitarios que han quedado sin empleo, y que además no tienen las herramientas necesarias para poder continuar sus estudios desde sus hogares.

Entiendo, que por lo menos, hasta que esos jóvenes puedan reinsertarse de nuevo al mercado laboral, deberían ser apoyados, con la entrega, además, de una laptop, y el pago del internet, que se podría hacer mediante un acuerdo provisional, con las empresas del área, radicadas en el país.

La cooperación con esos jóvenes, seria provisional, -como ya he dicho-, y se iría desmontando de manera paulatina, pero dejaría un mensaje extraordinario a la sociedad dominicana, en especial a esos jóvenes: Su patria NO le abandona.

elviomarparedescruz@gmail.com

Twitter y Facebook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: