Saltar al contenido.

La acusación del DNI y la PN contra el MPD y “Los Macheteros” de Puerto Rico (1985)

Por Bienvenido Scharboy

A petición del amigo Amauris Taveras

SANTO DOMINGO, REPÚBLICA DOMINICANA. La mañana del jueves 21 de noviembre de 1985, hace 35 años, los teléfonos de las viviendas de varios militantes del Movimiento Popular Dominicano (MPD) timbraron para alertarnos de que en las zonas sur y norte del Distrito Nacional los cuerpos de seguridad del gobierno del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), que encabezaba el doctor Salvador Jorge Blanco estaban realizando allanamientos en residencias de varios emepedeístas.

De inmediato nos pusimos en alerta, miramos por las rendijas de las persianas y no vimos ningún visitante indeseado de los cuerpos represivos frente a mi casa de la calle Barahona, en el sector de Villa Francisca. No obstante la orden era tomar las medidas de lugar y abandonar las casas para no ser apresados y esperar conocer las perversas intenciones de los allanamientos.

Uno de los primeros en ser apresados en la calle Montecristi, del sector San Carlos, fue el compañdero Fidel Santana, que en ese momento, si la memoria no me falla, era el segundo al mando del Frente Estudiantil de Liberación Amín Abel (Felabel). También en la zona sur fue allanado y apresado un compañero conocido como “Chicho”.

Luego del discurrir de todas las informaciones nos reunimos de urgencia en el local del Felabel en la UASD y cerca del mediodía, del mismo jueves 21 de noviembre, nos enteramos que la plana mayor del Departamento Nacional de Investigaciones (DNI) (eran unos viejos con sombreros de los que usaba Balaguer), y de la Policía Nacional realizaron una despampanante rueda de prensa en la que denunciaron una supuesta trama del MPD y el grupo independentista de Puerto Rico “Los Macheteros”.

Entre las personalidades a “asesinar” estaban Jacobo Majluta, que en ese momento era senador y se disputaba la candidatura presidencial del PRD con José Francisco Peña Gómez, el diputado independiente Miguel Ángel Velásquez Mainardi (fallecido), al dirigente reformista Jacinto Peynado (fallecido), al periodista Guillermo Gómez. Creo eran todos si la memoria no me falla.

Además de Fidel Santana, los demás acusados en la famosa trama fueron Jesús Féliz (primer vocero del Falpo, exdirector del Depreco y actual viceministro de Interior y Policía), Arismedi Beltré (fallecido, y en ese momento secretario general del Felabel), Nelson Estévez (era miembro del Comité del Distrito del Felabel), entre otras compañeras y compañeros dirigentes de otros frentes de masas y del MPD.

“Queremos dejar establecido a toda la opinión pública que el presidente de la República, doctor Salvador Jorge Blanco, el jefe de la Policía Nacional y el jefe del Departamento Nacional de Investigaciones (DNI), son los únicos responsables de lo que le pueda ocurrir a nuestros dirigentes”, establecimos en una nota de prensa firmada por quien suscribe Bienvenido Scharboy, por la Dirección Universitaria y Nelson Estévez, por el Comité del Distrito del Felabel.

En síntesis, la acusación contra el MPD y “Los Macheteros” solo buscaba frenar el auge de las protestas contra las criminales medidas económicas del gobierno de Jorge Blanco/PRD, acallar los reclamos de justicia en todo el ámbito nacional por el asesinato del cantante Tony Seval y enfriar los enfrentamientos a lo interno del partido blanco por la candidatura presidencial entre Majluta y Peña Gómez.

Los apresados permanecieron más de diez días bajo interrogación en el antiguo Servicio Secreto (SS) de la PN, otros acusados se entregaron a la justicia, el MPD emitió un comunicado titulado “El terror proviene del gobierno”, en el que denunció un plan para asesinar al secretario general Jorge Puello y luego todos fueron descargados por la justicia burguesa.

Los interrogatorios y torturas sicológicas contra los emepedeístas fueron dirigidos por un equipo integrado por cuatro oficiales, todos con el rango de tenientes: dos del Servicio Secreto y dos del DNI. Luego se integró el capitán Ramiréz Vidal, que pasó a comandar el equipo.

Además del capitán Ramírez Vidal, del grupo de matones fueron identificados el teniente del SS que apodaban “Chichí Bolón”, que fue ajusticiado el 7 de diciembre de 1989, en la sala de su casa en Villa Consuelo y otro teniente del DNI apodado “El Asiático”.

Experiencia inolvidable

Para quien suscribe fue una experiencia inolvidable, pues, al estar involucrados en la acusación tres de los cuatros principales dirigentes del Felabel, me tocó encabezar (como cuarto al mando) el proceso de denuncias públicas contra la trama de los organismos de seguridad del Estado y a la vez cuidarme de no caer preso.

Recuerdo que el viejo (como de cariño le deciamos) Jorge Puello Soriano (El Men), entonces secretario general del MPD y quien siempre me dispensó su cariño, decía “no dejen que agarren a ese muchacho”, “cuiden a ese muchacho”. Yo tenía 24 años de edad.

En ese sentido, hice declaraciones a los medios de comunicación, coordiné la solidaridad con organizaciones hermanas, muy especialmente con el Partido Comunista del Trabajo (PCT), que nos facilitó donde llevar a dormir algunos compañeros que estaban evadiendo la persecución. También inventamos rifas para recaudar fondos, encuentros, entre otras acciones.

De igual manera, este proceso me enseñó que sin importar la categoría, hay ocasiones en que el miedo se apodera de muchos militantes y dirigentes cuando la represión nos pisa los talones; porque muchos/as compañeros/as temían acercarse al local del Felabel en esos momentos difíciles.

Pero eso fue una minoría, la mayoría se comportó a la altura de las circunstancias, recuerdo que en ese proceso fueron mis principales apoyo, los dirigentes de la Facultad de Medicina, hoy doctores Ramón Santana, de Santiago, y Angel Pichardo Almonte, de la capital.

También tuvimos que lidiar, en varias ocasiones, con la entendible desesperación de familiares de los compañeros, que demandaban saber la situación de sus parientes, en manos de los cuerpos represivos.

Otra enseñanza fue que pudimos darnos cuenta de las debilidades que teníamos como organización, principalmente en el aspecto logístico para enfrentar los intentos de los estamentos represivos del Estado para eliminarnos pese a que pregonabamos que “la lucha armada es el camino”.

Nota: Luego de la toma violenta del Capitolio, en Washington, por seguidores de Donald Trump circula una foto con cuatro independentistas puertorriqueño que tomaron este símbolo del poder de Estados Unidos, que fueron apresados, torturados y condenados a más de 80 años de prisión y nuestro amigo Amauris Taveras no pidió recordar esta acusación a propósito de que estuvo apresado Fidel Santana, exdiputado, expresidente del Frente Amplio y actual aspirante a la Defensoría del Pueblo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: