Saltar al contenido.

En el 55 aniversario: honremos a los héroes y mártires de la batalla del Hotel Matum

El domingo 19 de diciembre de 1965 los miembros de la Brigada Mixta General Gregorio Luperón, encabezados por el coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó, decidieron que un grupo de militares partidarios del retorno a la Constitución de 1963 y el gobierno del profesor Juan Bosch, se trasladara  a la ciudad de Santiago para honrar la memoria  del inspirador y organizador del Movimiento Constitucionalista, el Patriota e Insigne Coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez , quien había caído heroicamente siete meses antes en el intento de asalto al Palacio Nacional para desalojar a los imperialistas de la denominada “Junta de Reconstrucción”, tutelada por el señor Imbert Barreras.

Al llegar a Santiago, la comitiva constitucionalista, luego de asistir a una misa en la iglesia de La Altagracia, se trasladó al cementerio de la 30 de marzo para visitar la tumba del Coronel Fernández Domínguez, donde fueron atacados por francotiradores ubicados en un edificio cercano, sin ninguna consecuencia. Más tarde, cuando los patriotas militares se encontraban en el hotel Matum, de nuevo fueron atacados por miembros de la Fuerza Aérea, quienes obedecían ordenes de los invasores norteamericanos de aniquilar a todo el Estado Mayor Constitucionalista; generando una batalla que duró alrededor de seis horas.

Santiago se convirtió en un escenario de guerra donde se debatían a través de las armas dos polos ideológicos antagónicos. Por un lado, las ideas redentoras de democracia revolucionaria y justicia social cimentadas en la Constitución del 1963 y por el otro lado, el pujo sangrante de una oligarquía dependiente de los intereses imperialistas norteamericanos, que pugnaba por apropiarse ilícitamente de todos los bienes dejados por la otrora tiranía trujillista.

La hueste de la Fuerza Aérea con asiento en Santiago, marchó con hombres y tecnología militar superior a los militares constitucionalistas. Pero carecían de fuerza moral y ética para destruir a los patriotas soldados que en condiciones desiguales, defendían el retorno a un gobierno fundado en ideas de libertad, justicia social, democracia política y democracia económica.

En fin, un gobierno que pugnaba por una revolución democrática, que se hallaba en el centro de la gran corriente revolucionaria, que en ese momento, estaba sacudiendo al Nuevo Mundo. Por esas ideas ofrendaron sus vidas en el Matum, el valiente coronel Juan María Lora Fernández y el sargento Domingo Antonio Peña Liriano, “Peñita”. Estos heroicos militares defendieron los intereses del pueblo dominicano. Por eso, la historia proyecta su ejemplo, que reaparecerá siempre como referente inmortal para la nación. Hoy se les rinde tributo a los militares que lucharon y ofrendaron sus vidas por la Constitución de 1963

En cambio, a los militares que estaban al servicio del gobierno ´proimperialista y oligárquico de Imbert Barreras, que atacaron con tanto odio a sus compañeros de armas en el Hotel Matún, el pueblo no recuerda ni siquiera sus nombres. El desprecio será siempre el castigo para los traidores a la Patria.

Ese hecho debe llevar a la conciencia de los dominicanos, que todavía tenemos metas que cumplir: una de ellas, mantener en alto las ideas que llevaron a militares y civiles a ofrendar sus vidas por un gobierno fundado en un programa de justicia social y democracia revolucionaria. A pesar de haber transcurrido 55 años de esa cobarde agresión a las fuerzas constitucionalistas, aún no se ha terminado esa obra: La revolución social democrática del pueblo dominicano continúa siendo una obra inconclusa.

Al conmemorar el 55 aniversario de la batalla en el Hotel Matum, es justo resaltar que la heroica resistencia de los combatientes constitucionalista ante la embestida criminal de la Fuerza Aérea de Santiago sólo fue posible por la fuerza moral, que como agua cristalina, nació con energía liberadora  a través de la labor titánica del heróico Coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez, principal exponente militar del proyecto: vuelta a la Constitución de 1963.

El Comité Patriótico “Francisco Alberto Caamaño Deñó levanta en alto su bandera de lucha y unidad, la cual debe ser asumida por todos los hombres y mujeres patriotas que anhelan la construcción de una patria independiente, libre y soberana para todos los dominicanos y dominicanas, tal y como soñaron: Duarte, Luperón y todos los que han luchado por la libertad y el bienestar del pueblo dominicano.

¡¡Loor y Gloria a los Héroes y Mártires del Matum!!

EQUIPO COORDINADOR   

19 diciembre de 2020 

                                                                                                                      

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: