Saltar al contenido.

Octubre: 31 días que sacudieron América Latina

Por Elvi Paredes

Octubre del 2019 fue un mes que marcó el inicio de levantamientos populares en Chile, Ecuador, Honduras, Colombia, Perú, Bolivia, Puerto Rico y Haití, entre otras naciones latinoamericanas.

En cada país, las protestas se caracterizaron de diferentes maneras y matices, aunque siempre con un elemento común, la desigualdad. 

Fueron 31 días de efervescencia de pueblos que parecían dormidos, de pueblos que sorprendieron al mundo al desafiar maquinarias de guerra y policiales bien entrenados y equipados.

El ejemplo chileno

El aumento de la tarifa del Metro en Chile fue el detonante de una ola de protestas que incluso, sobrepaso la pandemia. Y todo inicio en octubre.

Fue así como los chilenos dieron inicio a un movimiento popular, que se llevó de encuentro a la constitución pinochetista, y de paso obligo al gobierno a ceder un porcentaje de los ahorros de los Fondos de Pensiones a los afiliados.

Pero, además, el levantamiento popular en chile, desnudo una estructura económica que, hasta ese momento, había sido un ejemplo de crecimiento y estabilidad en América Latina.

Sin embargo, al parecer, el éxito económico chileno, fue solo un espejismo que solo surtió efecto a lo externo, mientras que la mayoría de su población, se han mantenido alejadas del cacareado crecimiento económico (cualquier parecido con la mayoría de países latinos es pura coincidencia).

Pero chile, tomada como ejemplo por la Republica Dominicana, para la puesta en vigencia del Sistema de Seguridad Social, ha visto como, al llegar el momento de la entrega de las tan anheladas pensiones, todo se ha reducido a sal y agua. No sirven más que para la compra de medicamentos.

Es así, como la lucha contra el aumento de la tarifa del Metro, se alineo a la modificación del Sistema de Seguridad Social, y de la Constitución heredada por la dictadura de Pinochet. Aun hoy, los chilenos continúan luchando.

Ecuador

De su lado, la ejecución de un paquete económico que incluían un fuerte incremento del precio de la gasolina, además de otros artículos de primera necesidad, de parte del gobierno del gobierno ecuatoriano, provoco un levantamiento que provocó incluso, que el presidente Lenin Moreno, decidiera cambiar la Sede de su gobierno, de Quito a Guayaquil.

Presionado por un poderoso movimiento popular liderado por los Indígenas, Moreno decreto el estado de excepción.

Esa situación tuvo su momento más crítico, el 12 de octubre, cuando el edificio de la Contraloría General del Estado ardió en llamas, el transporte fue paralizado, y el gobierno decreto toque de queda y militarizo el país.

No fue hasta 24 horas después, que, con la mediación de la Organización de las Naciones Unidas y la iglesia católica, se pudo lograr un acuerdo que puso fin a las protestas, en el cual el gobierno elimino el decreto 883 que establecía el incremento de los precios de la gasolina y otros productos de consumo masivo.

Fue así como el dirigente indígena, Jaime Vargas, ordeno a sus compañeros de las 14 nacionalidades y 18 pueblos, volver a sus territorios.   

Es importante señalar que la crisis ecuatoriana, se transformó en una crisis política, debido a las diferencias (al parecer insalvables), entre el gobierno de Lenin Moreno y el expresidente Rafael Correa. Esa situación se mantiene latente hasta el momento.

Honduras

Este país centroamericano, tipificado como uno de los más violentos del mundo, y donde la estabilidad política ha estado ausente desde hace décadas, debido entre otras cosas, a las continuas denuncias de fraude, los asesinatos de periodistas, líderes populares y sindicales.

El último capítulo de la crisis política y social de Honduras, se expresó en la cuestionada reelección del presidente Juan Orlando Hernández, (cuestionada incluso por la Organización de Estados Americanos, que luego se tragó su saliva, cuando el amo del Norte bendijo dicho gobierno). 

Sin embargo, y a pesar de que Honduras no aparece a diario en los titulares de las principales agencias de noticias internacionales, su pueblo continúa siendo asesinado, y desconocido sus principales derechos políticos y democráticos.

Colombia

A pesar de que las protestas en Colombia se produjeron en el mes de noviembre, específicamente el día 21, los hechos acaecidos se inscriben dentro de la ola originada en octubre.

A la situación de violencia política generada por los constantes asesinatos de exguerrilleros, líderes de los derechos humanos, dirigentes indígenas y defensores del medio ambiente, se sumó en Colombia, la lucha contra la crisis económica.

Con una crisis de violencia de más de 60 años, donde miles de sus ciudadanos han caído asesinados en el fuego cruzado de las fuerzas gubernamentales, guerrilla y las llamadas autodefensas, Colombia, no ha podido encontrar la ansiada paz.

Es así, como, la creciente ola de violencia, hacen tambalear, el más reciente proceso de paz, en la nación suramericana, impulsado por el entonces presidente, Juan Manuel Santos, el 24 de noviembre de 2016, en un proceso desarrollado en Oslo y La Habana.

Fue en ese contexto que se produjeron la más importante protesta ocurridas desde 1977, en esta ocasión, dirigidas contra la reforma de pensiones, laboral y a favor del acuerdo de paz firmado con la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y donde murió, producto de un disparo de un agente del Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía Nacional (ESMAD), el joven Dilan Mauricio Cruz.

“Con pesar informarnos, que no obstante la atención brindada durante estos días, en nuestra Unidad de Cuidados Intensivos, Dilan Cruz, en razón a su estado clínico, acaba de fallecer. Nuestros sentimientos solidarios de pésame a su familia y personas cercanas a él”, indicó el hospital en un comunicado.

Su muerte, según la prensa local, ocurrió el mismo día en que debía haber recibido su título de bachiller.

Colombia, aun espera la reconciliación entre los conservadores y liberales. Colombia, aun espera, que los intereses económicos y geopolíticos, sean reemplazados por el interés nacional de sus ciudadanos, y que finalmente se imponga LA PAZ.

Perú

A pesar de que este país, al igual que los demás de Latinoamérica, adolece de parecidos o iguales condiciones sociales, políticos y económicos, el detonante de las protestas y el enfrentamiento entre el presidente, Martin Vizcarra y el Congreso Nacional, fueron grabaciones de negociaciones de los partidos de oposición representados en ese Poder del Estado, donde se escucharon voces, donde alegadamente negociaban protección para encubrir supuestas acciones ilícitas.

De acuerdo con analistas políticos peruanos, la situación se agravo, debido a la debilidad política del presidente Vizcarra, que se manejó durante su mandato, sin una representación congresional ni aliados poderosos.

Ese enfrentamiento entre el Poder Ejecutivo y el Congreso, controlado por la oposición, terminó con la destitución del Presidente Martin Vizcarra, el  09 de noviembre del presente año.

Sin embargo, la situación de inestabilidad de Perú continua, ya que el designado Presidente Interino que sustituyo a Vizcarra, Manuel Merino, renunció 24 horas después, presionado por masivas protestas que provocaron dos fallecidos y cientos de apresados, tras lo cual el Congreso eligió a Francisco Sagasti Hochhausler como nuevo mandatario, el 16 de noviembre de 2020, el tercer presidente en más de una semana.

Continuara ….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: