Saltar al contenido.

Rinden homenaje virtual a Mamá Tingó en el 99 aniversario de su natalicio

Por Awilda Gómez

SANTO DOMINGO, República Dominicana. La Fundación Arte y Cultura Raíces (Facraices) realizó  este domingo el encuentro virtual “Celebrando la Vida”, con motivo del natalicio de la luchadora campesina dominicana, Florinda Soriano Muñoz (Mamá Tingó) en el cual se rindió homenaje también a otras dos mártires asesinadas en la lucha por la tierra y la preservación del medio ambiente.

El conversatorio se realizó a través de  la plataforma Zoom, donde contó con la participación de Benita Cordero Vizcaíno; representante de la  directiva Confederación Nacional de Mujeres Campesinas (Conamuca), la Cantautora-Folklorista Blanka Paloma, los percusionistas Denny Ángeles y Miguel Ángel Padua y desde México el cantautor Isaak Victoria. Participaron también los periodistas Marivell Contreras, Héctor Julio Hernández, Darío Solano, Geo Ripley, Wendy Cruz, León de león y el Máster Xabier de León.

En este encuentro virtual se habló sobre el movimiento de mujeres campesinas, su historia y logros, incluyendo la vida de Mamá Tingó, la situación que envolvió y condujo a su muerte, su resistencia y legado.
Al igual que el dominicano, otros países también tienen mujeres que han caído asesinadas en la lucha por la defensa de la tierra y el medio ambiente, como es el caso de la puertorriqueña Adolfina Villanueva Osorio del municipio de  Loiza,  y ambientalista hondureña Berta Cáceres.

Wendy Cruz, militante  del Movimiento Internacional Vía Campesina Hondureña, habló de la historia de Berta Cáceres; Héctor Julio Hernández, de Adolfina Villanueva Osorio.

Semblanza de Mamá Tingó

Florinda Soriano Muñoz (conocida popularmente como Mamá Tingó; nació el 8 de noviembre de 1921- y fallece el 1 de noviembre de 1974), fue una activista y defensora de los derechos del campesino en República Dominicana.

Fue asesinada luchando contra el despojo injustificado de tierras a los campesinos residentes de Hato Viejo en Yamasá durante el segundo gobierno de Joaquín Balaguer.

Hija de la señora Eusebia Soriano, fue bautizada en la Parroquia Espíritu Santo en el año 1922, y contrajo matrimonio cuando tuvo 30 años de edad,con el campesino llamado Felipe.
 
Trabajó sus tierras durante décadas junto a su esposo, Felipe. Más tarde, un terrateniente reclamó las tierras que le pertenecían a Tingó. Aunque era analfabeta eso no la limitó, sino que luchó por los desposeídos.

A principios de 1974, el terrateniente Pablo Díaz Hernández reclamó las tierras que ocupaban desde hace más de medio siglo los campesinos de Hato Viejo. Díaz Hernández alegaba que había comprado las tierras. Mamá Tingó que pertenecía a la Federación de Ligas Agrarias Cristianas (FEDELAC), encabezó la lucha en beneficios de los campesinos de Hato Viejo que consideraban suyas por haberla ocupado y trabajado durante más de medio siglo, a pesar de su avanzada edad, participó con valor en la dirección de las movilizaciones realizadas por los campesinos.

El terrateniente Pablo Díaz Hernández cercó con alambres de púas más de 8,000 tareas y con tractores arrancó la cosecha de los campesinos. El capataz Ernesto Díaz (Durín), empleado del terrateniente soltó los cerdos de Mamá Tingó. Ella fue a amarrarlos, pero el capataz permanecía escondido en el lugar y aprovechó el momento para dispararle con una escopeta. Mamá Tingó intentó defenderse con un machete, pero dos disparos, uno en la cabeza y uno en el pecho la dejaron sin vida. Murió en Hato Viejo a la edad de 53 años.

Adolfina Villanueva Osorio

Adolfina Villanueva Osorio, fue asesinada el 6 de febrero de1980, en Media Alta en Piñones. era una mujer pobre, de raza negra sin ninguna instrucción académica. Vivía con su esposo Agustín Carrasquillo Pinet y sus seis hijos. Se dedicaban a la siembra y tenían cosecha de yuca, lechosa, guandules y también pescaban a la orilla del mar.

Quienes la conocieron la describen como una mujer dura, tan dura como para tener seis hijos y levantar su casa en los predios de un terreno que sus ancestros ocuparon por casi un siglo.

Esta mujer fuerte, enfrentó al alegado dueño de estos terrenos el Sr. Vermundo Quiñones, trato de dar batalla buscando ayuda legal la cual no fue efectiva por parte de los abogados y recurrió a la Oficina de Ayuda al Ciudadano, en la Fortaleza, esta última no los recibió.

Posteriormente el 6 de febrero de 1980, Adolfina Villanueva Osorio, se enfrenta a cinco alguaciles y la fuerza de choque de la policía para evitar el desahucio de su vivienda. Luego de que entrara en discusión con la policía y estos comenzarán a obligarlos a salir echando gases dentro de la casa, finalmente sale Adolfina con machete en mano a defender su casa y su familia; encontrando irremediablemente la muerte de manos de la policía. Su esposo Agustín Carrasquillo también fue herido por manos de la policía.

Más adelante la familia llega a juicio por la muerte de Adolfina, pero tanto el Sargento Estrella, encargado de la misión como el resto de los policías salen libres del asesinato. En este juicio llevado por el Juez Charles Figueroa, lo único que logro la familia fue la humillación.

La familia demanda al gobierno, ganando la demanda y el Gobernador Rafael Hernández Colón les otorga unas compensaciones monetarias.

Berta Cáceres

Berta Cáceres era una mujer indígena Lenca y una de las defensoras de derechos humanos más conocidas en Honduras, que, desde hace 20 años, había defendido el territorio y los derechos del pueblo Lenca.
En 1993 co-fundó el Consejo Cívico de Organizaciones Indígenas Populares (COPINH), el cual organizó feroces campañas contra los megaproyectos que violaban los derechos ambientales y a la tierra de las comunidades locales. Berta se enfrentó – y, a menudo derrotó – a madereros ilegales, dueños de las plantaciones, corporaciones multinacionales y proyectos de represas que cortaban los suministros de alimentos y agua a las comunidades indígenas.

El 30 de noviembre de 2018, el Tribunal Penal Nacional de Honduras condenó a siete hombres por el asesinato de la defensora de derechos humanos Berta Cáceres. El Tribunal determinó que dichos hombres habían sido contratados por ejecutivos de Desa, empresa que construye una hidroeléctrica en el territorio indígena Lenca, para llevar a cabo el asesinato el 3 de marzo de 2016.

Facraices

Ana María Henríquez, presidenta de la Fundación Arte y Cultura Raíces’ manifestó que el conversatorio cumple con la misión de mantener viva la memoria histórica, realzando los momentos y personalidades históricas. “Para la reafirmación de nuestra identidad como un aporte a la construcción de una sociedad más justa y equitativa, con igualdad, sin discriminación y basada en una cultura de paz”.

Empezarán a planificar el centenario de Mamá Tingó en el que piensan realizar un gran evento conmemorativo-cultural el próximo año 2021.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: