Saltar al contenido.

El imperativo en la UASD debe ser la sensatez

Respuesta al artículo  “La apertura de la docencia en la UASD: un imperativo moral”, escrito por Roberto Reyna.

 

Doctor Ángel Pichardo Almonte

 

 

 

 

 

 

 

“Un imperativo moral es un principio fuertemente sentido que obliga a esa persona a actuar. Es un tipo de imperativo categórico”, como lo define Immanuel Kant. En ese sentido, se apela a “la razón pura”, y, por lo tanto, se establece como una orden de la conciencia.

En estos momentos, cuando la amenaza de la COVID-19 se convierte en una sombra que acecha a las personas más vulnerables, devela desigualdades y desnuda, aún más,  las injusticias, lo importante es garantizar propuestas que sean creativas, inclusivas y justas. Esto implica como “imperativo” en la UASD, garantizar la participación de toda la familia universitaria, sin exclusión, pero además, garantizando la integralidad, acceso a las capacidades y condiciones óptimas, entre otras, para la calidad en la docencia.

No se trata de convertir el inicio de un semestre, que requiere el mayor consenso e integración, en un “imperativo moral”, sin escuchar los planteamientos y propuestas de los diferentes sectores, y peor aún, reconociendo que la misma propuesta de llamado a la apertura que hace el autor es excluyente: “Si podemos atender a 100 mil estudiantes, hagámoslo, mientras seguimos trabajando…” como si tratase de una maquinaria que debe ponerse a andar a costa de sacrificar una buena cantidad del estudiantado.

No, la exclusión como parámetro y mal menor no puede ser un “imperativo moral” que nos pretenda imponer la tal llamada “apertura”.

Pongamos atención en unas líneas iniciales del citado artículo: “La UASD se encuentra como el país y el mundo, ante grandes desafíos, el principal y más urgente desafío de la UASD es, cómo responder a la necesidad de darle continuidad a los servicios docentes, en medio de la peor pandemia vivida por la presente generación.”

Parto de rechazar de entrada el término “servicio docente”. Rechazar este tipo de términos implica una postura clara de diferenciación entre servicios y derechos.

Y colocarse en hablar de derechos, no de servicios, requiere de otros imperativos.

Frente a un “servicio”, el imperativo será la llamada eficiencia, como si todo se tratara de una empresa, complacer a suplidores y “usuarios”, tónica neoliberal que se ha filtrado en la academia hace un buen tiempo.

De lo que se trata, cuando se habla de derechos, es de garantizar las características fundamentales de estos: Universales, inalienables, irrenunciables, imprescriptibles, y sobre todo, indivisibles, en tanto, ningún derecho puede disfrutarse a costa de la amenaza de otros ni de otras personas. Y convocar a un inicio de semestre sin garantizar la universalidad del derecho a la docencia de todo el estudiantado se convierte en una amenaza contra la condición indivisible de los derechos. Es decir, estamos hablando de otro imperativo.

Los casos citados por el autor en el artículo, para justificar su postura con relación a la apertura del semestre en las próximas semanas, apelan al relato de una serie de experiencias pasadas en lugares alejados del confort citadino, donde se ubica la sede de la universidad.

“Apelo a la conciencia de los universitarios de la UASD, quienes supimos viajar a los centros regionales, a impartir docencia debajo de los árboles, debajo de un canasto de baloncesto en una escuela primaria, en el “gallinero” de San Juan de la Maguana, en las escalinatas de las plazas públicas de Barahona, en locales de los partidos políticos y de clubes culturales, aspirar a impartir docencia en los viejos almacenes de la chocolatera de Puerto Plata, en la Casona de San Francisco de Macorís, en los “rejones” del campamento de una constructora en Samaná, mientras luchábamos por la construcción de las soñadas ciudades universitarias.”

Estos relatos son dignos de reconocerse, de hecho, el “imperativo” en ese momento era trascender los límites de la comodidad, y garantizar el derecho a la educación superior de regiones del país que estaban limitadas.

Hoy estamos frente a otras realidades que requieren otros imperativos. Un llamado a la docencia unilateral, sin preparar ni garantizar la participación de toda la familia universitaria no debe poner en riesgo el derecho al acceso de todo el estudiantado, tampoco exponer al profesorado y su personal administrativo en la inseguridad que atente contra sus derechos adquiridos, la salud y la vida en plena dignidad.

Apelar a “imperativo moral” debe partir del reconocimiento categórico de que la construcción colectiva requiere de procesos de consensos, consultas, comunicación efectiva e inclusiva que tome en cuenta a todas las personas involucradas en el hermoso proceso de enseñanza- aprendizaje, más allá de imperativos que buscan la imposición de una lógica vertical de criterios a nombre de apelaciones de “razón pura”, “divina” o “buena voluntad”, cuando lo que se requiere es del trascendental imperativo de la conciencia colectiva que aporta al bienestar de todos y todas.

El imperativo debe ser la sensatez, lo que significa tomar en cuenta a los diferentes sectores universitarios, como es el caso de FAPROUASD, que a través de consultas y asambleas por facultades ha desarrollado un pliego de propuestas concretas con relación al inicio del semestre 2020-2. Y que incluyen: “Arribar a un acuerdo entre los sectores universitarios sobre el inicio del semestre; la realización de un censo de los estudiantes y docentes sobre su realidad socioeconómica, de salud, etc; establecimiento de la cantidad de estudiantes por secciones y cantidad de créditos;” entre otras.

Estas propuestas buscan garantizar la inclusión y el derecho al acceso a la educación de todo el estudiantado, así como la garantía de los derechos adquiridos del profesorado y el personal administrativo.

1 Comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: