Saltar al contenido.

Un diputado alternativo debe ser crítico y rechazar los privilegios

Doctor Ángel Pichardo Almonte*

Para construir nuevas formas de relacionamiento que pongan por delante valores como la honestidad, la dignidad y el respeto por las demás personas, se hace imprescindible comprometerse con un accionar crítico y diferente al que somete al pueblo a la denigración y que se aprovecha de las carencias e ignorancia de la gente para manipularle y sacar beneficios particulares.

No se puede cambiar la realidad de un país si las personas que se sienten comprometidas con una visión diferente se quedan al margen del accionar político, y peor aún, cuando hombres y mujeres del litoral progresista actúan igual a quienes actúan contra el verdadero progreso del pueblo y reproducen prácticas clientelistas.

Se hace necesario un compromiso público de denuncia y renuncia a cualquier privilegio, que por la función pública, un funcionario en específico reciba, por las responsabilidades por las que fue electo, beneficios particulares más allá de las retribuciones salariales que dignamente le correspondan.

En el caso particular del Congreso de la República Dominicana, a senadores, senadoras, diputadas y diputados se les otorgan privilegios que trascienden las funciones para las que han sido electos/as.

Es por estas razones que, en el marco de nuestra campaña proselitista como candidato a diputado por el Frente Amplio en la Circunscripción 3 del Distrito Nacional, hemos planteado que una las principales iniciativas a impulsar desde la Cámara de Diputados sería, como un legislador diferente y cuestionador, sería eliminar los irritantes privilegios que reciben los legisladores de los fondos del Estado.

Entre estos irritantes privilegios que reciben diputados, diputadas, senadores y senadoras a eliminar están las dos exoneraciones que reciben durante el periodo al que fueron electos, los llamados “barrilito”, “cofrecito” y los altos salarios con beneficios colaterales, entre otros.

El rol de un congreso es legislar, es decir, es crear las condiciones jurídicas, políticas y de promoción del bienestar social a través de la elaboración de leyes, defensa del marco constitucional y apego a las legislaciones que favorezcan a las grandes mayorías y, en el mejor de los casos, proponer las derogaciones constitucionales y jurídicas que atenten contra el estado de derecho y pleno ejercicio de las libertades, la vida en dignidad, el respeto a la biodiversidad y la convivencia en paz con los demás pueblos del mundo.

Un candidato es alternativo cuando se compromete con lo diferente, denuncia los privilegios y actúa por el bienestar colectivo.

*Candidato a diputado por el Frente Amplio en la Circunscripción 3 del Distrito Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: