Saltar al contenido.

Respuesta al Ministerio de Salud Pública

Doctor Fulgencio Severino.

Doctor Fulgencio Severino.

El Dr. Fulgencio Severino, presidente del Movimiento Patria Para Todos y Todas, expresó que las prioridades del sector salud en el país deben ser:

1. Alcanzar el 100% de afiliación al Seguro Familiar de Salud (SFS) de la población dominicana.

2. Sustituir la lista positiva por una negativa de procedimientos en el SFS para evitar la negación de servicios que hacen las Aseguradoras de Riesgos de Salud (ARS).

3. Sustituir la lista de medicamentos esenciales actual por una que se corresponda más con los avances en el tratamiento de las enfermedades.

4. Mejorar la calidad de los hospitales, dotándolos de los servicios necesarios tano humanos como tecnológicos, para satisfacer la demanda en salud, en especial de las poblaciones del interior.

5. Mejorar los salarios de los Y las profesionales de la salud que evite la migración de estos a los hospitales descentralizados que, por igual horario, reciben dos y tres veces los ingresos del sector público.

6. Impulsar una reforma del Seguro Familiar de Salud que mejore la tarifa de los honorarios profesionales para reducir el alto gasto de copago en que incurren los afiliados y afiliadas.

7. Garantizar la cobertura del 100% de los medicamentos y no tres mil pesos.

En cuanto al tema de la pasantía de ley para los egresados y egresadas de las universidades, consideramos que pretender eliminarla sin demostrar capacidad económica para sustituir este programa por médicos fijos, es dejar a las comunidades más pobres del país, sin profesionales de la salud.

El anuncio de sustituirlos por médicos de familia y general es bueno; pero el Ministerio de Salud Pública debe dar una muestra en esa dirección nombrando a decenas de médicos de esta especialidad que esperan ser ubicados y que solo se tiene a algunos en la nómina como pasante de postgrado. Un médico de familia termina su especialidad y no es nombrado como tal y son muchos los desempleados

Sustituir el programa de pasantía sin nombrar los médicos necesarios para ello es catastrófico para las comunidades y eso resulta inaceptable.

El criterio de que se hacen concesiones a cambios de calidad de los servicios de salud no lo compartimos, al contrario, esa actitud expresa un criterio clasista, pues quienes se quedan en las ciudades son de la clase media alta que no necesita salarios, porque sus padres se lo garantizan y no quieren ir a matar mosquito y “fuera de la civilización” y naturalmente los hijos e hijas de personas influyentes en los gobiernos que conseguirán pasantías pagadas en las ciudades.

No es cierto que estos cambios respondan a calidad, por el contrario, tienen como objetivo negar reconocimiento a profesionales que optan por el sacrifico. Es falso que la pasantía es determinante en el concurso de residencia, pues su valor de 1 a 5 puntos tiene poca influencia cuando se compara con 100 puntos que tiene el examen.

Lo que pasa es que cuando dos aspirantes buenos se enfrentan y ambos sacan buenas notas, el sacrificio de ir a atender la población más pobre tiene su recompensa, porque todo el que da recibe. Y esto lo quieren eliminar. Ningún profesional de la salud que no saque buena nota en el examen tiene posibilidad de ganar un concurso sin importar donde haga la pasantía.

En cuanto a las especialidades médicas en el país, consideramos que la principal prioridad es primero definir la cantidad de especialistas y médicos de familias que se necesitan en todas las provincias, definir una política salarial para estimular a que estos vayan a las mismas, determinar los médicos especialistas que hay en las diferentes provincias y que no laboran en el sector público y nombrarlo donde se necesiten y finalmente triplicar la disponibilidad de plazas para residencias médicas.

Hoy se disponen de unas 680 plazas de residencias cuando la demanda es superior a 3,800 plazas, es decir, que el Ministerio solo ofrece el 20% de la demanda y eso es necesario superarlo para dotar el país de los recursos humanos con capacidad para reducir la morbimortalidad.

Sobre el horario de trabajo, referir 8 horas es violar la ley 60-97 y 42-01, que establecen horario de trabajo de 4 horas. Si el ministerio quiere duplicar este horario deberá pagar el doble salarial, pues de lo contrario se pone de espalda a las leyes vigentes.

Dr. Fulgencio Severino
Presidente del Movimiento Patria para Tod@s

Santo Domingo, Distrito Nacional
23 enero 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: