Saltar al contenido.

Dessalines en el fragor de la lucha de clases

Por Rafael E. Jiménez Pérez

Rafael Jiménez Pérez.

Rafael Jiménez Pérez.

SANTO DOMINGO. El lunes 20 de octubre del año en curso, el matutino Diario Libre publica en la página 12 una reseña periodística que da cuenta de una declaración ofrecida desde Santiago por el presidente del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), Federico Antún Batlle, en la que califica como una “atroz ofensa” al pueblo dominicano y en especial a los fundadores de la República, el anunciado homenaje en la Universidad Autónoma de Santo Domingo al ex emperador haitiano Jean Jacques Dessalines.

En los días siguientes al lunes 20 de octubre, se estuvo gestando una corriente de opinión de reconocidas voces de la derecha dominicana sin aportar datos históricos que correspondan a un análisis objetivo del contexto político que le tocó intervenir, en la parte oriental de la isla, al principal líder de la guerra de independencia de Haití, Jean Jacques Dessalines. ¿Por qué se produjo esa guerra? Guerra que el profesor Juan Bosch califica de terrible, “pues sólo de la parte francesa murieron cerca de 60 mil hombres”, Dessalines terminó encabezando la guerra de independencia de Haití por las pretensiones de Napoleón Bonaparte de restablecer la esclavitud, cuya noticia, narra Bosch, en el folleto número 8 de la Colección Estudios Sociales, página 5, llegó a Cabo francés a principio del mes de octubre de 1802, cuando un buque procedente de Guadalupe con presos que eran parte de los antiguos esclavos que se habían sublevado en esa isla, dieron a conocer la información de que la esclavitud había vuelto. Esa noticia tuvo un impacto fulminante entre todos los antiguos oficiales de Toussaint, que se levantaron en armas inmediatamente. Así empezó la guerra de independencia contra la burguesía francesa, encabezada por el emperador Bonaparte, que habiendo eliminado las condiciones sociales de la servidumbre de la gleba, se negaba a aceptar la abolición de la esclavitud en sus colonias de ultramar.

La lucha de clases en Haití, protagonizada esencialmente por antiguos esclavos, que luchaban resueltamente por mantener su libertad a toda costa, sin cuestionar el régimen de propiedad privada, le planteaba a la burguesía francesa un conflicto, que tal vez no lograba entender, pues, mientras encabezaba una ensangrentada revolución, que trajo como consecuencia la abolición de la monarquía absoluta y la proclamación de la República, eliminando violentamente las bases económicas, políticas, sociales, religiosas y culturales del antiguo régimen feudal, de pronto, se encontraba luchando en un nuevo escenario de revolución donde ellos no eran los propiciadores, sino el freno o muralla de una guerra de independencia anti esclavista, que nunca se tradujo en una revolución social contra el nuevo sistema capitalista, que se encontraba en su etapa embrionaria.

El general Jean Jacques Dessalines proclamó la independencia de la república de Haití el día 1° de enero de 1804, esto es, quince (15) años después de que la burguesía francesa había dado inicio a su propia revolución contra el sistema feudal, que para lograr sus objetivos revolucionarios, tuvo que ejecutar al rey Luis XVI, a su esposa y a su hijo de diez años, Luis XVII, lo confinaron en una cárcel, que terminó con su despiadada muerte. Desataron una terrible persecución y muerte contra la aristocracia, obispos y sacerdotes de la iglesia católica romana, con una clara vocación de destruir a esa religión como una forma de crear su propia religión revolucionaria. La violencia desatada por la revolución burguesa francesa fue de tal magnitud, que se estima, que sólo en el mes de julio de 1794 fueron guillotinadas en París más de 4 mil personas, que se consideraban desafectas a la revolución. Las posesiones de la iglesia en Francia fueron confiscadas, el Papa Pío VI fue hecho prisionero y con la edad de 81 años falleció en territorios galos, el 29 de agosto de 1799, negándose el clero constitucional a permitir al cadáver un entierro cristiano.

En el mismo momento que Dessalines proclamaba la independencia de Haití, la parte oriental de la isla estaba ocupada por el ejercito de Bonaparte, que había llegado a la bahía de Samaná el 29 de enero de 1802 con la misión de tomar posesión de la antigua colonia española, basado en el tratado de Basilea, firmada entre España y Francia, el 22 de julio de 1795, mediante la cual la primera le cedía su posesión a la segunda sin importarle el destino de sus pobladores. Esa misión se hizo, además, con el propósito de aplastar a Toussaint y restablecer la esclavitud, que la Asamblea Nacional Francesa había abolido el 4 de febrero de 1794.

La posesión francesa de la otrora colonia española de Santo Domingo, trajo consigo que una parte de las familias “pudientes” abandonaran la parte oriental con destino a Puerto Rico, Cuba y Venezuela y otra parte de criollos españoles asumieron colaborar con el gobierno de la burguesía francesa para restablecer la esclavitud y aplastar cualquier resistencia de los líderes de la nueva republica anti esclavista de Haití. Ferrand, a la sazón gobernador de la colonia cuando Dessalines proclamó la independencia de la parte occidental, se dedicó a defender el restablecimiento de la esclavitud e invitó a los grandes oligarcas blancos, que por cierto habían tenido grandes cantidades de esclavos en Haití para que se establecieran en la parte oriental, con el propósito de explotar algunos negocios, tales como el corte de madera para vender en el extranjero.

Naturalmente, que el fortalecimiento económico, político y militar de Louis Marie Ferrand, en la parte oriental de la isla, se iba convertir en un sensible problema para los líderes mulatos y los negros, antiguos esclavos, que ponía su propia independencia en peligro. La misma situación se presentaba para los franceses y los criollos españoles, unidos en el mismo propósito de mantener la esclavitud, pues, Haití, constituía una verdadera amenaza para los planes geopolíticos de Napoleón Bonaparte y para que los hateros y terratenientes criollos se montaran en el barco del capitalismo francés, empujados por las fuerzas del trabajo esclavista. Las primeras escaramuzas de la parte haitiana se reportaron en el mismo año de la proclamación de su independencia, cuando en el mes de mayo, Dessalines ordenó sendas incursiones en Santiago y en el Cibao, que trajo fatales consecuencias para los defensores de la esclavitud.

Ferrand tenía sus propios planes para reconquistar a Haití, tal y como se observa en la divulgación de un decreto del 6 de enero de 1805, en la que autorizaba a entrar en la parte occidental y hacer prisioneros y convertirlos como esclavos a todos aquellos del uno o del otro sexo que no pasen de la edad de catorce años. La respuesta de Dessalines no se hizo esperar. Pues, el 22 de febrero entró en territorio de la colonia francesa de la parte oriental de la isla con 18 mil hombres por la frontera del Sur, mientras por la frontera del Norte, entraron 9 mil hombres comandada por el general Henri Christophe (antiguo esclavo). Ambos frentes de guerra encontraron resistencia militar en el sur y en el norte. En el sur murió un coronel francés de nombre Viet, “que fue barrido con toda su gente”, según el examen histórico de Bosch, en el folleto antes indicado. Agrega Bosch, “y en Santiago se la hizo a Christophe el coronel Serapio Reinoso, que murió en el combate de la Emboscada”.

Continua relatando el profesor Juan Bosch, “Al entrar en Santiago los haitianos cumplieron su amenaza de castigar a la población si se les hacia oposición; ahorcaron a las personas notables y mataron a muchas otras del pueblo”. Al fracasar los planes de Dessalines para expulsar a los franceses de la parte oriental de la isla, Christophe, en su retorno hacia Haití, el 26 de marzo de 1805, decidió cruzar por Moca para hacer prisionero al presbítero José Vásquez, a quien consideraban como uno de los principales instigadores contra la revolución anti esclavista de Haití. Se le reconoce su papel protagónico como vicario del ejército del antiguo esclavo haitiano, Jean François, quien se puso al servicio de la corona española. Se acusa al sacerdote Vásquez de haber sido el principal incitador del asesinato de más de 950 niños, mujeres y hombres franceses el 7 de julio de 1794 en la batalla de Fort Liberté, antigua Bayajá.

La conducta del sacerdote Vásquez como vicario de Jean François, a quien los españoles pasaron a identificar con el nombre de Juan Francisco en su lucha contra los franceses, lo hacía en defensa exclusiva de España. Su adhesión a la ocupación francesa sin importarle que antes fueran sus contrarios políticos, también lo concebía inspirado en la corona de Carlos IV. Sin embargo, sus enemigos de clase continuaban siendo los haitianos que luchaban por su independencia con un fin supremo: la abolición de la esclavitud. Y esto era un mal ejemplo para la burguesía francesa, la monarquía atípica española y el propio cura, que al enterarse de las pretensiones de Christophe de llevárselo prisionero, se refugió en la iglesia de Moca, con varios feligreses para eludir el apresamiento. Pero nunca entendió que la lucha de la burguesía francesa contra el sistema feudal no respetó la vida de un anciano Papa de 81 años, en el marco de una revolución que se inspiraba en los principios de libertad, fraternidad e igualdad.

El autor es profesor de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

2 Comentarios »

  1. Interesante el artículo. Creo igualmente que debe fundamentar mas las fuentes, debido a que la historiografía tradicional ha montado toda suerte de mitos de la historia y es necesario refutarlos con fuentes.

    Me gusta

  2. Maestro. Se hace necesario que usted indique las fuentes de su artículo, pues la mezcla de sucesos históricos que usted hace a veces se torna confusa, sobre todo al final, cuando relata los sucesos de Moca de 1805 de una manera que no recuerdo haber visto antes en ningún libro de historia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: