Saltar al contenido.

Duarte, ¿un pusilánime?

Grabiel Sánchez

Grabiel Sánchez.

Grabiel Sánchez.

SANTO DOMINGO. Desde la primaria y hasta en secundaria, escuché decir que Juan Pablo Duarte había rechazado la Presidencia de la República y siempre pensé que había sido una posición “pendeja”, rechazar ser el Presidente. Llegué a pensar que Duarte era un pusilánime, que según el diccionario de la Real Academia de la Lengua, significa “Falto de ánimo y valor para tolerar las desgracias o para intentar cosas grandes”.

Me negué a creer que la figura dominicana de más estatura moral y patriótica fuera un pusilánime y empecé a investigar, encontré que en Junio de 1844 la Junta Gubernativa había designado a Duarte como responsable del Cibao y que a su paso por las poblaciones de dicha región, iba siendo proclamado como la encarnación del ideario nacional, así se explica que, el 4 de Julio del 1844, Mella presentara a Duarte ante la población civil y el ejército de Santiago, donde fue aclamado como Presidente de la República.

La proclamación de Duarte se hizo con la intención de que salve al país de la dominación extranjera, que convoque la constituyente y que resuelva la crisis económica que padecía el país. El 8 de Julio llegó a Puerto Plata donde de nuevo fue proclamado por el pueblo y el Ejército.

Pedro Santana, observando los acontecimientos y el gran respaldo de Duarte en la región del Cibao, decide retornar a Santo Domingo, el 12 de Julio de 1844, al día siguiente da un golpe de estado a la Junta Gubernativa y fue proclamado presidente. Ramón Matías Mella al conocer la noticia marcha a Santo Domingo para proponer elecciones entre Duarte y Santana, y el que obtuviera el primer lugar, sería presidente y el segundo le tocaría la vicepresidencia, pero desde que llegó fue hecho prisionero.

Duarte, que aún se encontraba en Puerto Plata, fue hecho prisionero y enviado exiliado en Alemania. La mayoría de los amigos del prócer ya estaban arrestados y serían expulsados del país, cosa que se produjo a finales de agosto de 1844.

El padre de la dominicanidad no fue un pusilánime, sino que los enemigos de la Patria no le dieron tiempo de aceptar la nominación presidencial y lo traicionaron, empezando por Santana. La imagen de Duarte debe ser limpiada y en la educación escolar debe enseñarse la verdadera historia, para que las presentes y futuras generaciones sepan la verdad del más ilustre de los dominicanos.

“Ningún poder en la tierra es ilimitado, ni el de la ley tampoco. Todo poder dominicano está y deberá estar siempre limitado por la ley y ésta por la justicia, la cual consiste en dar a cada uno lo que en derecho le pertenece”, dijo Duarte.

Ninguna persona que intente y consiga la independencia de un país, es pusilánime, la independencia es una tarea enorme y sólo los valientes la llevan a cabo, loor eterno al único de los pro hombres dominicanos que no tiene sombras, Duarte el valiente.

El autor es Vocero Nacional del Falpo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: