Saltar al contenido.

El muñeco del año viejo, una tradición en peligro de extinción en Cotuí

Por Ángel García

IMG-20131230-01760Cotuí- Sánchez Ramírez. El vistoso “muñeco del año viejo” que durante décadas ha sido una de las tradiciones navideñas más populares en Cotuì y otros municipios de la provincia Sánchez Ramírez, parece enrumbarse dentro de un grupo de tradiciones que ya han desaparecido en muchos pueblos del país.

“El muñeco de trapo que simboliza al año viejo es una tradición cotuisana del período navideño, es un viejo que representa al año que termina, siempre está acompañado de botellas de ron y cervezas al lado de donde está sentado. El 31 de diciembre la gente del barrio enciende una fogata en la calle y lo queman cuando son las 12:00 de la medianoche”, explica Francisco Rodríguez, munícipe de Cotuì.

Fabricado con ropas viejas, relleno de hojas secas y cabeza de galón o algún elemento similar. Este suele estar sentado en una silla, en las esquinas de los barrios y parques, acompañado de un letrero, siempre creativo, donde se expresa su última voluntad o una expresión de carácter irónica.

Clemencia Ramírez, quien ha vivido en el sector La Esperanza por más de seis décadas, relata con cierta nostalgia en su voz como esta tradición poco a poco se ha ido perdiendo en la provincia Sánchez Ramírez.

“Cuando yo era muchacha, en todas las esquinas de los barrios, la gente solía colocar uno de estos muñecos; pero ya no se ven. En el municipio se puede caminar kilómetros y es raro encontrar uno”, expresa Rodríguez.IMG-20131230-01750

Entre las localidades donde aún permanece esta tradición está Cotui (municipio cabecera), Cevicos, La Cueva, Platanal, entre otros.

Falta de solidaridad

Hay quienes atribuyen la desaparición de este elemento del folklore popular a la falta de solidaridad que existe hoy.

“El hecho de que tradiciones como esta estén quedando en el olvido solo tiene explicación en la falta que solidaridad en que muchos viven. Antes los vecinos se reunían y cada uno aportaba un elemento de su indumentaria, luego fabricaban el muñeco en conjunto, pero ya no sucede así, pues personas que viven al lado ya ni se conocen ni comparten”, explica Pedro González.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: